Para qué sirve el retinol

Si bien febrero es el mes del amor y la amistad, también es el mes en el que la ciudad de Lima ha experimentado el mayor grado de radiación solar. Por ello debemos estar más prestas que nunca a proteger nuestra piel con soluciones naturales y químicas que propicien su buen estado tanto por dentro como por fuera.

Pero tratándose de algo tan delicado como la salud de nuestra dermis no solo debemos guiarnos por la etiqueta de presentación de las cremas y preparados en cuestión. Antes de que nos den “gato por liebre” es mejor conocer si los componentes que afirman tener ayudan realmente a mejorar la piel.

Por ejemplo, una palabra que aparece en muchos de estos productos es el famoso retinol. Digo famoso porque hasta hace poco solo lo conocía de nombre, pero ahora que me he tomado el tiempo para indagar en algunas de sus características debo confirmar sus grandes aportes al órgano más grande de nuestro cuerpo.

En primera instancia, el retinol no es otra cosa que la vitamina A que se encuentra en los alimentos de origen animal y que tiene la particularidad de evitar la formación de radicales libres, mismos que aceleran el proceso de envejecimiento y nos hacen proclives a la captación de los rayos solares más nocivos (ojo que exponernos a la luz del sol es favorable para la absorción del calcio, pero no en cantidades excesivas y menos de radiaciones perniciosas).

Además de combatir las arrugas, el retinol favorece al mejoramiento de la textura de la piel y es un gran aliado en el tratamiento del acné, las manchas oscuras y los problemas de pigmentación cutánea. Para ello, los médicos sugieren que se utilice en forma de máscara (tratamiento químico), a fin de que la solución de ácido utilizada pueda penetrar uniformemente y de manera más profunda.

La gran ventaja de esta forma de vitamina A es que tiene un alto grado de resistencia al calor sin que sus componentes se vean afectados. Del mismo modo, su tratamiento se puede aplicar tanto en la piel de personas jóvenes como ancianas, pero no de mujeres embarazadas o madres lactantes (aún se continua investigando sobre sus efectos para los fetos y recién nacidos).

En adición a los beneficios sobre la piel -incluyendo propiedades cicatrizantes y anticancerígenas-, el retinol ayuda a que nuestros huesos, cartílagos y dientes se mantengan en buen estado, además de que es un protector contra el glaucoma y la ceguera nocturna. ¡A usarlo ahora, a usarlo ya!

Fuentes: Blogbellezza.com, Retinol.es.

Imágenes: Complementos moda, Live your Life.

Etiquetas : , , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Acerca del autor

Escrito por Vicky Sampi

Publicista de 1.54 mts. con aficiones periodísticas, gusto por la lectura, el vino, las caminatas y la buena compañía. Muy pronto aprendiz de cocina (nuevamente).