Prestemos atención a las pecas y lunares

Nuestro físico y el modo de vida que llevamos influyen en el estado de la piel. Muchos de los problemas que esta presenta están relacionados también con factores hereditarios.

Para prevenir lesiones serias debemos cuidarnos y estar atentas ante la aparición de lunares y manchas. Estas en general nos pueden dar pistas de cuál es la salud de la piel. No tenemos que alarmarnos, pero tampoco debemos olvidarlos.

Sospechas de manchas

    Todos nacemos con pecas y lunares, o con la propensión a tenerlos, por lo que pueden ir apareciendo a lo largo de nuestra vida. Es normal que por la edad o genética presentemos manchas de todo tipo, pero te recomendamos visitar al médico si estas son asimétricas, tienen los bordes irregulares, presentan otra coloración aparte del marrón, si crecen rápidamente y aumentan de tamaño, o si te pican o duelen.

    Melanoma

      Es un tipo de cáncer de piel que se da cuando se produce una concentración de melanocitos (las células que se encargan de dar el tono moreno a la piel) considerados malignos que se multiplican sin control.

      Además de la predisposición genética a padecer cáncer de piel, las personas con piel y ojos claros que siempre se queman y rara vez se broncean deben protegerse especialmente, ya que esta enfermedad puede presentarse a cualquier edad.

      Pecas y lunares

        Una de sus causas es cuando al factor de predisposición genética y al tipo de piel se suman factores externos desencadenantes, de los cuales el sol es el más importante. Pero no tienes porqué alarmarte, ya que la mayoría de las pecas y lunares son benignos, lo que sucede es que pueden convertirse en malignos, por ello es muy importante controlarlos.

        Es normal que aparezcan nuevas pecas, en especial después de la exposición solar, pero que aparezcan lunares es más raro. Si detectas uno nuevo, lo mejor es visitar al dermatólogo para descartar complicaciones.

        Cómo tratar manchas y lunares

          Para que no aparezcan solo se pueden prevenir evitando las exposiciones prolongadas al sol. Y si ya presentas manchas, entonces debes utilizar un factor de protección más alto para cubrirlas (de igual manera procede con los lunares).

          Extirpar pecas y lunares no es el único método utilizado para deshacerte de ellos. Es muy probable que tu dermatólogo actúe solo con aquellos que considere peligrosos, realizando el diagnóstico con un lente de aumento para determinar se hay que extirpar para prevenir el melanoma. De todas maneras no debes preocuparte, ya que la extirpación no es dolorosa y se realiza con anestesia local.

          Fuente: Revista Clara junio 2011.

          Imágenes: ConsejosdeBelleza, SentirmeBien, SaludEnvidiable.

          Etiquetas : , , , ,

          ¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

          Artículos relacionados