Recomendaciones para mantener tu grafilado

Si hay algo que puede resaltar la belleza facial -e inclusive quitarle varios años de encima- es el aspecto de nuestra cabellera. Además de mantenerla con óptimo brillo y color, debe llevar un corte hecho a la medida de nuestras facciones, estilo y características del pelo.

Para quienes quieran aumentar el volumen de su cabello, “afinar” la forma de su rostro o simplemente lucir más modernas(os), el corte grafilado puede responder a cada una de sus expectativas (o a todas a la vez).

Con capas entresacadas que terminan en punta y un “peinado-despeinado” que proporciona gran libertad de movimiento, este versátil look capilar es ideal para cualquier ocasión y casi no tiene pierde, a menos de que no le demos el mantenimiento adecuado.

Precisamente por el juego con las puntas, hay más riesgo de que se formen horquillas que impidan el crecimiento del cabello (un grafilado largo se ve aún más espectacular). Entonces, es necesario aplicar mayor cantidad de acondicionador en la parte inferior, esperando un par de minutos antes de enjuagar.

Al secar el pelo no hay agitarlo con la toalla, sino extenderlo y pasarle un peine de cerdas gruesas. Mientras esté húmedo, debemos aplicar un poco de crema para peinar –también con énfasis en las puntas- y luego un peine de cerdas delgadas para dirigir el movimiento de las capas.

Luego es preferible dejar que se “peine” solo, porque el exceso del contacto con las cerdas también hace que la cabellera se horquille. En todo caso, hay que cepillarlo varias veces antes de dormir para que tenga más brillo. Y una vez a la semana, aplicar sobre las puntas una mascarilla de palta con miel, que actúa como protector ante el calor y la humedad.

Imagen: Aporrea.org

Tags Blogalaxia: Belleza, Cabello, Mantenimiento Del Corte Grafilado.

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Acerca del autor

Escrito por Vicky Sampi

Publicista de 1.54 mts. con aficiones periodísticas, gusto por la lectura, el vino, las caminatas y la buena compañía. Muy pronto aprendiz de cocina (nuevamente).