¡10 trucos de belleza que no te puedes perder!

Tenemos mil cosas por hacer en nuestro día a día y al mismo tiempo deseamos lucir bellas y naturales. He seleccionado 10 consejitos muy sencillos con los que podemos conseguir vernos genial si los incluimos en nuestra rutina. ¡Anótalos!

1. Exfolia tu piel, ¡de la cabeza a los pies!

Muchas veces estamos acostumbradas a hidratar nuestra piel, pero olvidamos un paso básico: ¡la exfoliación! Cuando nos bañamos o limpiamos nuestro rostro, algunas impurezas no se eliminan por completo y por tanto nos quitan luminosidad. La exfoliación consiste en utilizar un producto arenoso que, junto con unos suaves masajes, remueva esas células muertas que pueden ir quedándose a lo largo del tiempo.

Existen productos diferentes y específicos en el mercado para realizarla, sin embargo, también puedes mezclar aceite de oliva y azúcar gruesa (rubia por ejemplo) en casa y luego enjuagarte con agua tibia. Puedes ayudarte con un guante de crin que encontrarás en supermercados o farmacias. ¡Te sorprenderás de lo suave que queda tu piel! Lo ideal es que realices esta operación después de tu baño una o dos veces a la semana antes de echarte la crema hidratante.

2. ¡Jamás duermas con maquillaje!

¿Sabías que durante la noche las células de tu piel se regeneran? Si dejas el maquillaje, tu piel lo absorberá y no podrá respirar libremente. Con el tiempo eso se traducirá en espinillas, barritos e incluso arrugas.

Así que por más cansada que llegues a casa de esa fiesta interminable o de un largo día de trabajo, tómate cinco minutos más, ármate de un buen demaquillador y un jabón especial para rostro para que te entregas a tu sueño de belleza. Si además añades una buena crema humectante, ¡aún mejor!

3. Hidratación completa de adentro hacia fuera

¡Ojo! No solo tomando seis a ocho vasos de agua diariamente ayudas a hidratar tu organismo y tu piel. Las frutas y las verduras tienen un gran porcentaje de agua en su contenido y son una fuente directa de las vitaminas que necesitamos para mantener un aspecto saludable. Así que además de cargar con tu botellita bajo el brazo o tenerla en tu escritorio, intenta incluir una o dos piezas de fruta en tu desayuno y otra más a media mañana.

Un buen plato de ensalada en el almuerzo y por la cena le brindará a tus células los nutrientes necesarios para retrasar las señales del envejecimiento. Aprovecha todos los beneficios de una buena hidratación.

4. Tu cabello, ¡tu aliado!

El cabello de una mujer es sumamente importante cuando de belleza se trata. Recuerda que enmarca tu rostro y dice mucho sobre ti. Un cabello sin vida u opaco hará pensar que te preocupas poco por tu aspecto.

Por eso, si notas que ha perdido vida, tal vez no estás dándole la atención debida. Es necesario que realices un tratamiento intensivo por lo menos una vez a la semana para que recupere la fuerza que pierde en el día a día debido a agentes externos como el sol, el uso de la plancha o la contaminación.

Puedes buscar una mascarilla intensiva para tu tipo de cabello o utilizar una ayuda casera: tritura la pulpa de una palta, mézclala con aceite de oliva y espárcela en tu cabello. Déjala actuar 30 minutos como mínimo, enjuaga y disfruta de una cabellera mucho más suave. Tampoco es recomendable que lo laves diariamente, porque los champús contienen químicos que le quitan los nutrientes naturales. Es preferible que lo hagas en días intercalados.

5. Lúcete con unas cejas perfectas

¿Habías notado lo que un par de cejas bien depiladas pueden hacer por tu rostro? Lo más simple es deshacerte de esos pelitos que están sobrando para darles la forma ideal. La técnica del lápiz que te mostramos en el video es la forma más sencilla para darte cuenta si lo estás haciendo correctamente. Recuerda hacerlo con luz natural y no excederte.

6. Para esas pequeñas imperfecciones…

Agradezcamos que alguien pensó en el corrector para salvarnos en esos días más difíciles, o simplemente para atenuar alguna mancha que nos dejó el sol. Según tu piel y la zona en que lo uses, puedes elegir el tono que más te conviene.

Por ejemplo, si aplicas un poco de corrector claro en la zona del lagrimal, lograrás agrandar tu mirada y hacerla más brillante. Los de color amarillo se utilizan para disimular esas ojeritas que todas detestamos. No olvides que debes aplicarlo después de la crema humectante y antes de la base y polvos.

7. Ojos que impresionan

Un buen y sencillo tip de belleza es aprender a realzar tus ojos. Dos capas de rímel pueden hacer la diferencia entre una mirada sin vida y una totalmente impactante. Al aplicar el producto procura hacerlo desde el nacimiento de las pestañas y en zig zag, para que logres levantarlas y luzcan mucho más largas.

8. El perfume exacto

Escoge la fragancia que vaya contigo (dulce, cítrica, amaderada, etc.), ya que te acompañará durante todo el día. Para conseguir que sea duradera, aplícala apenas termines de bañarte, porque tus poros aún están abiertos y la absorberán totalmente. Hazlo en las zonas donde se suele tomar el pulso como el cuello, las muñecas o detrás de las orejas.

9. Una buena manicure

Unas manos lindas y bien cuidadas serán una buena carta de presentación para tu día a día. Si no tienes mucho tiempo para asistir a la manicurista con regularidad, procura utilizar colores de esmalte que no salten a la vista cuando se estén descascarando.

En estos casos es preferible que lo remuevas todo y dejes tus uñas con un brillo o protector. No olvides tener siempre una crema hidratante cerca para que tus manos se mantengan suaves.

10. ¡Labios siempre perfectos!

Para terminar con tu ritual, si tus labios lucen resecos o sin color, tu imagen se arruinará. Si tienes dudas sobre el tono que debes elegir, intenta que sea lo más parecido a tu color natural. Procura que sea humectante o tipo gloss, y no te olvides de retocarlo de tanto en tanto ¡Sorprenderás!

Imágenes: guapadicta, lacocinadebender, ultimastendencias, adanyevaperu

Etiquetas : , , , , , , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Acerca del autor

Escrito por Irina Melgar

Mi pasión es escribir, el cine y caminar...!