Baños de vapor y sauna para una piel saludable

Dos de los métodos de relajación y belleza más difundidos en los países nórdicos y en el medio oriente son los baños de vapor y el sauna. Entre sus principales beneficios están la limpieza profunda de los poros de la piel, que es duradera al hacer que estos se destapen de las toxinas, dejando una piel aterciopelada y suave.

El mismo vapor ayuda a mejorar las vías respiratorias, aflojando flemas y residuos de garganta y bronquios; y por último, el efecto relajante y antiestrés que genera en el organismo.

Ambas técnicas se basan en el del calor, húmedo o seco, para provocar sudor en la persona; logrando múltiples beneficios. Aunque puedan sonar similares, ambas técnicas son diferentes.

El baño de vapor

Era el más popular entre los romanos porque el vapor los ayudaba a relajarse después de meses en arduas batallas en el campo. Aquí encontraban descanso, masajes relajantes y el lugar servía como punto de reunión frecuente en donde se libraban grandes debates y apuestas que los entretenía y los mantenía informado de la situación social y política. Todos los sabios y políticos de la época solían reunirse ahí.

Por su parte los turcos, idearon un sistema similar al de los romanos, que consta de varias salas en las que las temperaturas varían, pasando de menor a mayor intensidad, alcanzando como máximo los 70ºC con la presencia de vapor de agua.

En este punto el sudor corporal no se evapora sino que se suda más y se eliminan las toxinas. En ambos casos no se debe permanecer a estas temperaturas altas por más de 15 minutos. Para salir de ambas, es necesario darse un baño con agua fresca y así ayudar a cerra los poros abiertos.

El sauna

A diferencia del anterior, el sauna consta de un calor intenso seco que se obtiene de las rocas calientes. Su estructura consta de graderías, piso y paredes cubiertas de madera, así como el techo del mismo. La forma de la habitación está pensada para aprovechar el calor que se eleva, así mientras más alto estés, más calor sentirás.

Como es seco, algunos suelen echarle chorros de agua para incrementar la humedad del ambiente y hacer más placentera su relajación; no se debe exceder de agua porque ello incrementa la sensación de calor.

Prohibidos hipertensos

Como su acción eleva la temperatura corporal, estos tratamientos no se recomiendan para personas que sufran de presión alta, algún trastorno de la circulación, venas varicosas o alguna enfermedad cardíaca, pues eso aceleraría una inflamación o un ataque. Por lo mismo, las mujeres embarazadas están prohibidas de ingresar.

Recomendaciones

Antes de entrar a cualquiera de estos baños o sauna, es necesario beber mucha agua para compensar la pérdida de líquidos y ayudar a la limpieza de los poros; así evitaremos dolores de cabeza intensos por deshidratación y podremos disfrutar de un momento relajante. Del mismo modo, se debe tomar mucha agua al salir para ayudar a regular el organismo.

De otro lado, no a todas las personas les cae bien este tipo de baños, así que un secreto es ingresar siempre después de haber comido ligero y tomar al menos un litro de agua pura. Teniendo en cuenta esto, cualquiera podrá disfrutar de este relajante espacio.

Fuente: Lindisima, Publispain, Enplenitud.

Imágenes: TuMedico, Publispain.

Etiquetas : , , , , , , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Acerca del autor

Escrito por Lidia Caparachin

Soy comunicadora social, apasionada del cine, el teatro y la música; me encanta viajar, los helados de fruta y las series policiales.