Cómo evitar la hinchazón de vientre

Lucir un abdomen plano no es un objetivo inalcanzable. Es habitual que muchas mujeres a pesar de haber alcanzado el peso ideal y de hacer ejercicios para tonificar y modelar su figura, presenten un problema común en la zona del abdomen: la hinchazón.

Los responsables de este problema, son en gran parte, los millones de bacteria que habitan la flora intestinal. Su  trabajo es convertir los alimentos en nutrientes, pero cuando estas no funcionan bien provocan putrefacción, y por lo tanto una molesta hinchazón acompañada de gases y estreñimiento.

Para “desinflar” esta zona, recuperar el confort y lucir un abdomen liso, introduce los siguientes cambios en tus hábitos diarios:

Los probióticos enriquecen la flora intestinal y aumentan las defensas, de manera natural los encontramos en el yogur y las leches fermentadas. Los prebióticos potencian la acción de los probióticos (trigo, alcachofas, ajo, remolacha o cebolla).

  • Evita el cloro.

El cloro del agua también ataca la flora intestinal. Es mejor que optes por agua mineral embotelladas, o que dejes reposar el de grifo durante un buen rato antes de tomarla (siempre y cuando esta sea de buena calidad y baja en minerales).

  • Consume poca sal.

El problema de la hinchazón puede deberse a una retención de líquidos, muy frecuente en mujeres de más de 45 años. Para eliminar líquidos reduce el consumo de sal y ayúdate con alimentos (apio, piña, alcachofa,etc) y complementos alimenticios de acción diurética.

  • Infusiones para una digestión ligera.

Entre las mejores infusiones digestivas nos encontramos con: la manzanilla, melisa, tomillo, hinojo, anís estrellada y salvia. Para aprovechar sus beneficios se deben tomar calientes y después de las comidas.

Las personas que padecen de estreñimiento a menudo presentan hinchazón de vientre. Además de una alimentación equilibrada, rica en fibra, vegetales y frutas, podemos ayudar a solucionar este problema digestivo con un automasaje. El que te detallamos a continuación ayuda a combatir la areofagia, es decir que favorece el tránsito intestinal. Toma nota:

  • Túmbate con las piernas estiradas y una almohada bajo las rodillas y otra bajo la cabeza.
  • El objetivo es movilizar los deshechos siguiendo la dirección del colon: sube en línea recta desde el lado derecho del pubis hasta la cintura, atraviesa el vientre de derecha a izquierda y baja desde el lado izquierdo de la cintura hasta el pubis.
  • Estimula estos tres tramos con las yemas de los cuatro dedos (sin el pulgar) con movimientos circulares y efectuando un poco de presión.
  • Realízalo durante 10 minutos, dos o tres veces a la semana.

Fuente: Revista Clara Febrero 2011.

Imágenes: Salood, FincaLaCostereta, PlazaVea.

Etiquetas : , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados