Para qué sirve el drenaje linfático

Más que una reacción nerviosa, el estrés puede convertirse en una enfermedad crónica y muy dolorosa, sobre todo cuando ataca a zonas específicas del cuerpo, desarrollando nuevos males que se agravan con un estilo de vida desordenado y en el que los excesos están a la orden del día.

Lógicamente, el mejor antídoto para la ansiedad y preocupaciones es un tiempo exclusivamente dedicado a relajarnos. Y nada mejor que con un tratamiento que además de devolvernos la tranquilidad, ayude a sanar otras dolencias y fortalezca nuestro organismo.

Esta relajante alternativa es el drenaje linfático, el cual se compone de una serie de masajes en puntos específicos del cuerpo para desbloquear los mecanismos de desagüe y limpieza del organismo, compuestos de los canales, vasos y nódulos linfáticos (de ahí el nombre del tratamiento).

La finalidad última del drenaje es que se eliminen las toxinas y líquidos nocivos producto no solo del estrés, sino también del sobrepeso e incluso de la falta de actividad física, que tiene como consecuencias inmediatas un profundo cansancio, hinchazón, celulitis y estrías, sin contar los estados depresivos (tristeza e irritación).

Así mismo, con la estimulación del sistema circulatorio se ayuda a eliminar el acné y dilatar la aparición de arrugas. Y por si fuera poco, se refuerza el sistema inmunológico, haciéndonos más resistentes o aliviando enfermedades como la artritis, artrosis y osteoporosis.

Fuente: Cesmedic Plastic

Imagen: Curso de Drenaje Linfático Manual

Tags Blogalaxia: Belleza, Relax, Masajes, Drenaje Linfático.

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Acerca del autor

Escrito por Vicky Sampi

Publicista de 1.54 mts. con aficiones periodísticas, gusto por la lectura, el vino, las caminatas y la buena compañía. Muy pronto aprendiz de cocina (nuevamente).