Rápidas rutinas de belleza para tener pies y manos bellos y saludables

Nosotras estamos obligadas a hacer que nuestros pies y manos reciban el mismo cuidado. Exfoliación, hidratación, cuidado de las uñas, masajear y estirar los dedos, es decir, dedicarles el tiempo que ambos necesitan.

Debemos recordar que al caminar apoyamos nuestro cuerpo sobre 26 huesos, 33 articulaciones y 19 músculos, por eso no nos extrañemos si al finalizar el día nuestros pies están más cansados que de lo normal. Aunque parezca mentira, su estado influye en nuestro  humor, si estos están hinchados, sudorosos agrietados o incómodos, el malestar que nos provoca se refleja en nuestro rostro y actitud, es por esto que cinco minutos dedicados al cuidado de los pies se transformarán en muchas horas de confort. Así que debemos procurar ponerle solución a:

  • Transpiración, la mayor o menor transpiración depende de la temperatura, el sistema nervioso, la cantidad de líquido absorbido por el cuerpo y la actividad muscular, para ello debemos usar productos desodorantes que combaten las bacterias y normalizan la transpiración sin bloquear el proceso fisiológico.
  • Sequedad, esto se produce porque disminuye la actividad de las glándulas sudoríparas acentuándose con el paso de los años, dando lugar a callosidades, grietas y descamasiones. Para regenerarlas debemos aplicarnos una crema muy hidratante que incluya agentes regeneradores y aceites esenciales.
  • Cansancio, los pies soportan nuestro peso durante todo el día y pasan la tercera parte de la jornada encerrados en unos zapatos que frecuentemente dan calor y congestionan. Para refrescarlos y calmarlos debemos aplicarnos lociones tonificantes a base de aceites o extractos de menta.
  • Durezas, al realizar una exfoliación mediante un masaje circular por todo el pie, dos o tres veces por semana, eliminaremos  las asperezas dejando los pies lisos y suaves.

Las manos son nuestra tarjeta de presentación.  A diferencia del rostro y cabello estas ni se maquillan, ni se tiñen, por lo que reflejan directamente la edad y el estilo de vida que llevamos.

  • Tengamos siempre una crema de tratamiento en el bolso,  otra en el cajón del escritorio o en el de la cocina para hidratarlas cada vez que éstas las lavemos, hagamos de esto una rutina más de belleza.
  • Otros de los cuidados que debemos prodigarles es exfoliarlas a menudo, ponerles protección solar en verano y cuidarlas del frío en el invierno,  igualmente acudir a un centro especializado por lo menos una vez al mes.

Un consejo general para las uñas de las manos y pies es que antes de maquillarlas hay que cuidarlas.  El barniz es para embellecerlas, no para cubrir  sus defectos.

Fuente: Revista Clara Mayo 2007

Imagen: Tratamientosfaciales

Tags Blogalaxia: Belleza, Cuidado, Pies, Manos.

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados