Tratamientos médico-estéticos para eliminar la grasa “difícil”

Existe un tipo de grasa que no suele responder a nuestros esfuerzos en dietas y en ejercicio físico, por muy estrictos que estos sean. Es la grasa que se encuentra “protegida” por nuestro organismo para que no se destruya, se denomina grasa profunda o de reserva. Y muy a nuestro pesar en la que encontramos en zonas como rodillas y caderas.

Para acabar con esta “difícil” grasa localizada, lo mejor es recurrir a tratamientos médico-estéticos. Son una buena alternativa a las intervenciones quirúrgicas (liposucción), porque no requieren hospitalización ni anestesia, y te permiten volver a la actividad normal de forma inmediata. A pesar de representar un gasto extra considerable, sus resultados son realmente efectivos. Entre las técnicas más eficaces podemos mencionar:

  • Mesoterapia. Consiste en infiltrar pequeñas cantidades de activos (silicio, castaño de Indias, etc.) bajo la piel. Aunque las infiltraciones con agujas se siguen realizando, la novedad son las que se aplican por luz pulsada o por electroforesis.
  • Endermología. Una de las técnicas más completas. Mediante un sistema de rodillos que succionan la piel, se moviliza la grasa al mismo tiempo que se reduce la celulitis, se mejora la textura y se combate la flacidez. La velocidad a la que giran los rodillos se puede regular, de tal forma que la piel se trata con suavidad sin causar dolor.
  • Cavitación: Durante su aplicación se emiten ondas de ultrasonidos sobre la piel, que forman microburbujas de vacío que rompen adipocitos y liberan la grasa de su interior. Es muy importante beber de 1,5 a 2 litros de agua al día para favorecer la eliminación de los deshechos a través del sistema linfático y la orina.

Para un resultado más completo y efectivo, la mayoría de centros de estética apuestan por programas que alternan la combinación de varias técnicas, garantizando así un efecto duradero.

Por ello es muy importante realizar un diagnóstico personalizado, que se adecue a las necesidades de cada mujer. Otro punto importante a tener en cuenta es que si queremos mantener los resultados de estos tratamientos debemos realizar periódicamente sesiones de mantenimiento.

Y para reforzar el efecto de estos tratamientos, puedes optar por la ayuda complementaria que te brindan las cremas reductoras. Para que estas sean realmente efectivas deben contener altas dosis de activos lipolíticos (como la cafeína o el té verde) y aceites esenciales que contribuyan a activar la circulación (ciprés, romero, limón pimienta). No esta demás recordarte que solo con la constancia vas a poder mantener los resultados.

Fuente: Revista Clara Abril 2011.

Imágenes: Nutrición, DeGuapas, CarmenMejuto.

Etiquetas : , , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados