Baños de vapor para un rostro limpio y suave

Una forma muy sencilla de tener un rostro suave y terso es manteniéndolo limpio. Sin embargo, cuando se tiene un cutis graso como el mío es muy difícil, pues a cada instante, el polvo y el calor producen un terrible brillo en mi rostro.

Felizmente, una buena amiga me comentó que existe un método casero muy sencillo y fácil que podemos realizarlo una vez a la semana para conseguir una piel suave y libre de impurezas: el baño de vapor.

Esta técnica lo que hace es potenciar los efectos de las cremas sean de limpieza, antiarrugas o nutritivas al abrir los poros y facilitar la remoción de granitos y espinillas, aflojar las impurezas y suavizar la piel.

Al tener los poros limpios, la piel respira mejor y por ende no necesita producir más grasa para mantener humectada la piel; como consecuencia el brillo facial se reduce y la piel se ve más lozana.

Mi amiga lo aplica desde hace tiempo y se le ve un rostro muy suave. Pero este tratamiento no es exclusivo para pieles grasas sino para todo tipo de cutis, pues puedes combinarlo con otros tratamientos shock para mejorar notablemente la piel.

Por ejemplo, se suele usar como previo a la aplicación de una mascarilla de limpieza, ya que al ayudar a abrir los poros facilita la salida de las impurezas; asimismo se usa para aplicar las mascarillas de vitaminas pues facilitan su acción renovadora.

Cómo hacerlo

  • Hierve agua en la tetera y colocas un poco en un tazón resistente.
  • Coloca en el agua hierbas frescas o secas, aceites esenciales que te ayuden a relajarte.
  • Luego con una toalla grande sobre la cabeza, colócate frente a al tazón de modo que el vapor te dé de frente. Calcula tu resistencia al calor para evitar irritaciones o quemaduras.
  • Quédate cubriendo la entrada del tazón entre 10 y 15 minutos o hasta que el vapor desaparezca.
  • Cierra los poros enjuagándote con agua bien fría (no templada).
  • Aplícate una crema humectante si es de día o una crema con vitaminas si es de noche.

Si vas a limpiar tu cutis, aplícate las cremas necesarias o limpia los barritos y espinillas con las mascarillas de limpieza antes de cerrar los poros. Una vez que hayas terminado, vuelve a colocarte frente al vapor por unos minutos y enjuaga con agua fría.

Quienes tenemos el cutis graso debemos agregar al agua hojas de menta, gotas de limón o cáscara de limón; para el cutis seco o delicado se recomienda manzanilla y cáscara de lima. Las pieles normales pueden usar esencia de lavanda, o aceite de rosas.

Imágenes: Quebelleza, MarieClaire.

Etiquetas : , , , , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Acerca del autor

Escrito por Lidia Caparachin

Soy comunicadora social, apasionada del cine, el teatro y la música; me encanta viajar, los helados de fruta y las series policiales.