Buenos hábitos que ayudan a cuidar la piel sensible

Cuidar la piel sensible, evitando que las rojeces, descamación o capilares rotos estropeen la lozanía de nuestro cutis es posible utilizando los cosméticos apropiados, pero también cambiando algunos hábitos de vida. El estilo de vida influye de manera determinante en el estado de la piel sensible, quienes presentan este tipo deben comprobar si sus hábitos están ayudando a cuidarla, o por el contrario, contribuyen a perjudicarla.

  • Una alimentación sana.

Basada en productos frescos y de origen vegetal, con suficientes vitaminas y minerales mejora notablemente el estado de la piel. El pescado azul ( rico en ácidos grasos, poliinsaturados, omega 3) tiene una clara acción antiinflamatoria. En cambio, las comidas picantes, los aditivos, el café y el alcohol no se aconsejan, ya que pueden provocar rojeces o inflamación.

  • Tomar suplementos por vía oral.

Estos deben ser ricos en ácidos grasos esenciales (por ejemplo, aceite de onagra y borraja) debido a que refuerzan el manto hidrolipídico que protege la piel. Los antioxidantes (vitaminas C y E, resveratrol) también ayudan a cuidar la piel sensible, ya que impiden la propagación de los radicales libres, que son responsables de daños en las células.

  • Evitar los ambientes contaminados y las condiciones extremas.

El frío, el viento, las fuentes de calor directo (calefacción intensa, mantas térmicas, etc.) y las variaciones bruscas de temperatura. Todo ello agrava el enrojecimiento y la molesta sensación de picor que afecta a la piel sensible.

  • No abusar del sol.

Antes de exponernos debemos aplicarnos siempre un fotoprotector con FPS alto (mínimo 30). Este hábito debemos mantenerlo a lo largo de todo el año.

  • Dejar de fumar.

A las múltiples consecuencias negativas del tabaco, debemos agregar que deshidrata y reseca la piel, además de dificultar la cicatrización de las heridas.

  • Proteger la piel con guantes y/o cremas.

En especial si estás en contacto repetido con el polvo, disolventes y los productos de limpieza del hogar. De igual manera si trabajas al aire libre.

  • Metales que producen alergia.

No lleves objetos (bisutería, monturas de gafas, correas de relojes, etc) que incluyan niquel en su composición, ya que este metal puede producir reacciones alérgicas.

  • No usar ropa interior de tejidos sintéticos.

Así como evitar las prendas de lana en contacto directo con la piel. En ese caso, utiliza una camiseta de algodón debajo.

  • Enjuagar muy bien la ropa.

Para evitar que queden restos de detergente o suavizante.

Imágenes: CocinaVino, FondosdePantalla, AdelgazarBlog.

Etiquetas : , , , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados