Cómo combatir el cansancio

La vida agitada que todos llevamos debido a las múltiples obligaciones que debemos cumplir diariamente nos lleva a un estado de cansancio físico total; sin embargo, también la parte emocional contribuye en muchos casos a ponernos en esa situación y podemos llegar al extremo de (literalmente) sentirnos paralizados. Debemos ser conscientes que la vida transcurre así y que los días difíciles siempre se nos van a presentar. Para que nuestro organismo no se vea afectado por estas situaciones cotidianas debemos aprender a manejarlas haciendo uso de nuestra inteligencia, así lograremos que nuestro cuerpo y cerebro reaccionen con toda su vitalidad.

Poniendo en práctica los consejos que te brindamos a continuación estamos seguros que tu estado físico se beneficiará notablemente.

  • Cuando te sientas atacado por el desánimo lo mejor es tomar un baño refrescante y si no tienes tiempo solamente rocía tu cara con agua, esto hará que recobres nuevas fuerzas.
  • Escucha tus melodías favoritas. Según estudios realizados se ha comprobado que escuchar música es la terapia más efectiva para cambiar el mal humor, bajar la tensión y aumentar la energía.
  • Comparte tus sentimientos, cuando te invadan los sentimientos negativos, el temor, la tristeza, ansiedad o estrés lo mejor es expresarlos o compartirlos con alguien de tu entorno que sepa escucharte. El hecho de comunicar tus problemas disminuirá tu tensión y no te restará energía.
  • Vístete con tus mejores galas, si cada vez que te sientes desanimado te enfundas en ropa de deporte, seguramente te sentirás peor. Aunque te parezca extraño, ponerte ese atuendo que lo reservas para “ciertas ocasiones” y observarte frente al espejo te llenará de energía, y mejor aún te sentirás al lucirlo ante los demás y recibir más de un cumplido durante todo el día.
  • Olvida los rencores, guardar resentimientos, acordarse de rencillas solo puede perjudicar tu salud mental y física, ya que te mantienen en un estado de estrés constante y debilitan su sistema inmunológico. Por lo contrario, practicar el perdón y la empatía te ayudará a mantener las energías que tu cuerpo necesita.
  • Ordena tu casa o habitación. Despertar y observar un cúmulo de cosas desordenadas en tu habitación o acercarte a tu escritorio y ver papeles dispersos por todas partes incrementará tu desánimo o depresión, sin embargo el proponerte a ordenar aunque empieces tan solo por la ropa de tu closet, por increíble que parezca te llenará de buenas vibraciones.
  • Respira profundamente, cuando estamos bajo estrés, solemos respirar sólo con el pecho, como si se trataran de cortos jadeos. Esta respiración lleva menos aire a nuestros pulmones y reduce la provisión de oxígeno al cuerpo y al cerebro, haciéndote sentir cansado mental y físicamente. El objetivo, en este caso, es hacer respiraciones profundas, con el diafragma (cuando inspiras, tu ombligo debería hincharse como un globo; cuando exhalas, debería desinflarse lentamente). Desde luego, recuerda que practicar la respiración profunda no es lo primero que debes hacer si estás en un aprieto mayor, sino que es una técnica que puedes llevar a cabo cuando estás en la computadora o recostado.
  • Inscríbete en un grupo de voluntariado, el trabajo voluntario puede elevar los niveles de energía de múltiples formas: incrementa la felicidad, la satisfacción con la vida, la autoestima, el sentimiento de control sobre nosotros mismos, la salud física, y el humor o la disposición anímica.

Fuente: Enplenitud

Imagen: Buscarempleo

Tags Blogalaxia: Belleza, Consejos, Cansancio.

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados