Cómo limpiar tus joyas

fig131.jpg

Las joyas son parte esencial de la belleza femenina. No se compra simplemente por placer sino que son una inversión que debe mantener su belleza y valor. Esto significa que para ciertas actividades, como por ejemplo limpiar la casa, no debes usar tus joyas ya que los químicos de ciertos productos pueden causar abrasiones en la superficie de éstas. También debes tener cuidado cuando usas productos de belleza como cremas limpiadoras, perfumes o spray para el cabello. Una vez que la sesión de belleza haya terminado recién puedes ponerte las joyas.

Muchas de las piedras preciosas que son parte de nuestras joyas reaccionan al agua perdiendo brillo o cambiando su textura. Por eso se recomienda quitarte las joyas antes de la ducha, el baño, la piscina o la playa. Hasta cuando llueve debes tener cuidado. Sin embargo, aún cuando tomes todas las recomendaciones del caso, las joyas siempre se ensuciarán y perderán brillo.

Así que regularmente debes invertir un poco de tiempo para limpiar tus tesoros. El método básico de limpieza incluye unos simples pasos.

  1. Debes limpiar la superficie de tus joyas con un paño remojado en una mezcla de jabón suave y agua tibia. Removedores de manchas y detergentes no son recomendables para las joyas finas.
  2. Debes enjuagar tus joyas usando agua tibia, pero sin sumergirlas. Joyas de oro o plata tienden a mancharse debido al agua. Usando otro paño remójalo en agua tibia pura y remueve el jabón de las joyas.
  3. El paño debe ser suave, no es recomendable usar cepillos o brochas ya que puedes arañas la superficies de las joyas.
  4. Antes de guardar las joyas debes asegurarte que están completamente secas.

fig226.jpgAlgunas piedras necesitan un tratamiento especial ya que pueden reaccionar al contacto con agua caliente o tibia.  El lapislázuli debe limpiarse con una mezcla de agua fría y jabón suave. Las esmeraldas los ópalos y las turquesas también deben limpiarse con agua fría. Las piedras de jade y las perlas deben limpiarse solamente con un paño húmedo.

Los diamantes también requieren un cuidado diferente. A pesar de ser piedras preciosas muy resistentes, pierden fácilmente el brillo ya que el polvo y la grasa se pegan fácilmente en ellos. Los aceites liberados naturalmente por la piel se depositan en los diamantes. Para prevenir esto, debes limpiar tus anillos o aretes de diamantes por lo menos una vez a la semana. Puedes usar un cepillo dental remojado en líquido limpiador a base de amonio con suaves toques.

Fuente: Information.com

Imágenes: Ragoarts.com, Pamperedpearls.com

Tags Blogalaxia: , .

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Un comentario Dejar un comentario ›

  • Anillos
    13 enero 2010

    Muchas gracias por este artículo. Muy informativo