¿Pies sanos e hidratados? Apúntate a nuestros consejos

Los pies son la base de nuestra salud corporal, si lucen bien cuidados son garantía de unos pies atractivos. Pero, ¿sabías que más del 50% del segmento femenino sufre diferentes dolencias en las extremidades inferiores? Estas se incrementan a partir de los 35 años, y muchas veces son ocasionadas por el uso de calzado inadecuado a lo largo de nuestra vida.

Para que nuestros pies no padezcan más de lo necesario, sigue estas sencillas recomendaciones:

  • Elige bien los zapatos. Estos debes ser preferiblemente de piel, para que el pie transpire bien; también deben tener aproximadamente un centímetro de más de largo (demasiado apretados o sueltos pueden causar rozaduras y ampollas) y con un tacón que no supere los 5 cm.
  • Evita el agua muy caliente y los baños prolongados, porque deshidratan más la piel. Si tus pies están hinchados, alterna agua fría y templada.
  • Hidrátalos a fondo. Es la mejor manera de controlar y evitar los talones agrietados y la sequedad. Emplea cremas con urea, glicerina o lanolina. Un tipo muy efectivo si tienes grietas es aplicar una crema enriquecida con manteca de karité o miel y ponerte unos calcetines de algodón, dejando que actúe durante toda la noche.

Un masaje puede ayudar a reconfortar los pies cansados al final de la jornada diaria. Al margen de cuidarlos para que su aspecto sea impecable, proporciónate siempre que puedas un momento de relax y bienestar con un placentero masaje.

Te reconfortará y activarás la circulación, ya que nuestros pies tiene miles de terminaciones nerviosas. Así que cada vez que te apliques la hidratante de pies realizar los siguientes masajes, para obtener el máximo beneficio:

  • Masajea siempre en dirección al corazón. Empieza desde los dedos hasta el talón, y desde los dedos hasta el empeine,
  • Realiza suaves movimientos circulares utilizando los nudillos de los dedos para las plantas y los talones, y las yemas para masajear los dedos.
  • Estira bien los dedos en todas las direcciones y gíralos hacia ambos lados.

  • Empieza el masaje por la parte superior de la planta del pie, la más cercana a los dedos. Con los dos pulgares, realiza un movimiento deslizante (presionandos suavemente) hacia el talón y repítelo cuatro veces.
  • Con el dedo pulgar realiza pequeños círculos en el arco del pie haciendo una ligera presión hasta llegar al talón. Repite cuatro veces.
  • Masajea toda la planta del pie con los nudillos en forma circular, prestando especial atención a la zona del talón.

Imágenes: TerapiasManuales, DeCosmetica, ViaForo.

Etiquetas : , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados