Remedios caseros para tratar los callos

Decir que nos han puesto piedras en el camino es referirnos a los obstáculos que tenemos que pasar para cumplir nuestras metas. Pero tomado de una manera literal también causan mucho dolor físico, sobre todo si provienen de nuestros pies.

Esos molestos abultamientos en las plantas de los pies que conocemos como callos son producidos por la presión de los dedos y la superficie de la piel al entrar en contacto con un calzado que aprieta mucho o no se ajusta a la forma de los pies.

Lo peor es que los callos y juanetes se hacen cada vez más duros, por lo que es más difícil extraerlos si no se ha suavizado la zona con un tratamiento constante. Esto es a partir de unas sencillas pero muy eficaces soluciones caseras que además de disminuir el dolor eliminan la resequedad de los pies y los exfolian.

Una forma de hacerlo es aplicando media cucharada de jugo de papaya sobre las plantas de los pies al menos tres veces al día. O en su reemplazo, frotar las callosidades con una pasta de base de agua y polvo de tiza la misma cantidad de veces.

Luego de regresar del trabajo o la escuela, es básico remojar los pies en agua tibia con sal y/o llantén, que es una planta de grandes propiedades desinflamatorias. Opcionalmente, podemos realizar un segundo lavado con gotas de aceite esencial para sentir mayor relax.

Una vez que los hayamos secado bien -para evitar la presencia de hongos-, hay que masajearlos con una crema de textura espesa a base de vitamina E (pero si vamos a salir nuevamente podemos cambiarla por talco) y después poner una rodaja de limón sobre la parte callosa, dejando que actúe durante toda la noche.

Por supuesto, el efecto de estos remedios será superficial sin una dieta rica en vitaminas y minerales que se obtienen alternando el consumo de frutas, verduras (5 porciones de ambas al día), cereales y legumbres.

Si el dolor es muy fuerte, conviene aplicar inmediatamente un parche contra callos por lo menos media hora para que pueda absorber mejor el lavado desinflamante. Así sentiremos menos molestias al momento de cortar los callos, que también pueden disminuir su grosor frotando con una piedra pómez.

Fuente: Home Remedies

Imagen: Dolor Comocombatir.com

Tags Blogalaxia: Belleza, Salud, Pies, Callos.

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Acerca del autor

Escrito por Vicky Sampi

Publicista de 1.54 mts. con aficiones periodísticas, gusto por la lectura, el vino, las caminatas y la buena compañía. Muy pronto aprendiz de cocina (nuevamente).