Los mejores aretes para tu tipo de rostro

aretes.31.jpg

Además de un buen corte de cabello, hay que saber qué accesorios se adaptan a la forma de nuestro rostro, a fin de que lo hagan más fino y no pierda estética. Los aretes que más te convienen son los que tienen un corte contrario a nuestro perfil.

  • Cara oval: El rostro ovalado es considerado el rostro perfecto. Si tu cara tiene este corte, no te detengas e innova con todos los estilos posibles.
  • Cara cuadrada: Su forma la dan los ángulos marcados en la barbilla y frente. Balancea su perfil con aretes ovalados -alargados o chicos- y argollas. Y de preferencia, no uses los aretes grandes que no cuelgan.
  • Cara redonda: Lo mejor para este tipo de rostro son los diseños ovalados, lineales y rectangulares. No recurras a los que son grandes o de su misma forma.
  • Cara rectangular (alargada): De nuevo son recomendables los aretes redondos y, en especial, las argollas. Nada de pendientes largos.
  • Cara de diamante: Si tus mejillas son más anchas que tu frente y barbilla, entonces tienes la licencia para usar todo tipo de pendientes.
  • Triángulo invertido o cara con forma de corazón: A excepción de los aretes que terminen en punta y sean más anchos en la parte superior, casi todos le favorecen a esta clase de rostro.

No olvides que aparte de tu tipo de perfil, también debes considerar tu estatura. Así, a las chicas bajitas nos recomiendan usar aretes más chicos y a las altas, viceversa. Aunque en realidad puedes ponerte los pendientes y accesorios que quieras. Recuerda que éstas son solo sugerencias para lucir tu belleza de manera más armónica y no estás obligada a seguirlas. Pero sí a sentirte bien con lo que te pones.
Fuente: Lindisima.com

Imagen: Cayomecenas.com

Tags Blogalaxia: Belleza, Aretes, Tipo de Rostro.

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Acerca del autor

Escrito por Vicky Sampi

Publicista de 1.54 mts. con aficiones periodísticas, gusto por la lectura, el vino, las caminatas y la buena compañía. Muy pronto aprendiz de cocina (nuevamente).