Relajación mental para dormir… ¡consíguela!

Tener problemas para dormir se ha vuelto más común de lo que crees y mucho más en las mujeres, probablemente porque compartimos las preocupaciones del trabajo o los estudios con las de casa.

Seguro te ha pasado que en el camino de regreso a tu hogar solo podías pensar: “quiero dormir”. Sin embargo, y para tu sorpresa, cuando por fin te echaste en tu cama, se te hizo imposible conciliar el sueño.

Te la has pasado dando vueltas, sientes calor, al rato, frío, todas las cosas que tienes que hacer mañana pasan por tu mente y terminas mirando el reloj cada cinco minutos para darte cuenta de que estás perdiendo un valioso tiempo para descansar… y lo peor de todo: mañana te espera otro día difícil para el que necesitarías toda tu energía.

Si esto te sucede con mayor frecuencia de la que cualquier desearía, anota algunas de estas técnicas que pueden ayudarte a tener el descanso que necesitas. En realidad, todo es cuestión de aprender a controlar tu mente que también necesita relajarse.

1. Respiración para una relajación total

Si tu cuerpo no está relajado, tu mente tampoco lo estará. La respiración es el instrumento básico para lograr que entres en ese estado de tranquilidad que estás buscando (recuerda que el oxígeno llegará a toda tu sangre). Y aunque se trata de una actividad básica y natural, muchas veces en nuestro día respiramos mal (por la boca, demasiado rápido o no exhalamos del todo).

Si estás en tu cama, pon mucha atención a cómo estás respirando. Tal vez no lo estás haciendo bien. Concéntrarte en cómo lo estás haciendo, además apartará otros pensamientos de tu mente. Estos son los pasos que debes seguir para conseguir una buena respiración:

  • Pon una mano en tu abdomen e inhala. Asegúrate de llenar completamente de aire tus pulmones. Nota cómo tu abdomen se eleva.
  • Mantén la respiración por un par de segundos.
  • Exhala; tu abdomen debe regresar a su estado natural primero y luego tu pecho debe soltarse. Hazlo lentamente, asegurándote de botar todo el aire.

Ahora, cuando la tengas ya controlada, puedes dejar de pensar en ello. Mantener la mano en tu abdomen te ayudará a darte cuenta si lo sigues haciendo correctamente.

2. Adiós a los pensamientos negativos

Gran parte de nuestra dificultad para dormir proviene de nuestro poco control de la mente. Sí, mañana tienes esa reunión de la que dependerá tu ingreso de todo el año o tendrás el examen que debe hacerte pasar de curso y no lo puedes sacar de tu mente. ¡Claro que a mí también me ha sucedido! Y encima de todo, pienso: ¡mañana tendré unas ojeras infernales!

Pero, está en nosotras, aprender a dejar los problemas fuera de nuestra habitación y de nuestra cama. A fin de cuentas qué ganamos repasando los detalles de lo que no podemos resolver todavía. Ante esta situación te ofrezco dos salidas:

  • ¡Basta! Así es, cuando esos pensamientos que no necesitas aparezcan, dite a ti mismo ¡ya basta! Tu cerebro se distraerá con la orden y comenzará a rechazarlos. Esta técnica también te puede servir en el día a día cuando cualquier idea negativa llegue a ti sin que la llames.
  • La otra salida es que si se te hace imposible lograr el control (puede tomarte un tiempo) te levantes de la cama y te entregues a alguna actividad que te dedique cierto grado de concentración como leer o incluso hacer un rompecabezas. A veces, cuanto más nos obligamos a dormir, nuestra mente se empecina en mantenerse despierta.

3. “Imaginar” para poder dormir

¡Esta es mi parte favorita! Después que hayas controlado tu respiración y apartado las preocupaciones, te dedicarás a “imaginar”. Se trata de crear imágenes agradables en las que te pierdas y las que sin darte cuenta te llegarán directamente a la relajación total.

El repertorio es interminable y dependerá de tus gustos. La clásica imagen es la de un bosque bellísimo en un día de primavera y donde todo te remite a la tranquilidad. Sin embargo, puede ser un vuelo entre nubes, una caminata exquisita por una playa o incluso un paseo interminable en tu mall favorito, si así lo deseas. Aunque te recomiendo las imágenes asociadas a la naturaleza que carecen de esa carga de estrés que podría apoderarse de ti si imaginas  “compras”, por ejemplo.

4. Algunas recomendaciones generales

  • Intenta acostarte y levantarte siempre a la misma hora para acostumbrar a tu reloj interno y no se rebele en contra de ti.

  • Que tu cama sirva tan solo para el descanso (no comas y menos trabajes sobre ella).
  • Mantén los ruidos lejos (programa tu televisor para que sea apague en un tiempo prudencial). Sin embargo, sí puedes utilizar una música relajante.
  • Cena ligero y trata de que sea por lo menos un par de horas antes de irte a la cama.

Espero que estos consejos te ayuden a recuperar el sueño. Nadie mejor que yo para entender cómo se siente uno después de una noche dando mil vueltas en la cama.

Imágenes: travesurasdebebe, cyt, paperblog, arthritis, tallermetas, mipagina,

Etiquetas : , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados

Acerca del autor

Escrito por Irina Melgar

Mi pasión es escribir, el cine y caminar...!