¿Sabes cómo relajar tu rostro?

Cuando estamos muy expuestas al estrés y al cansancio nuestro cuerpo paga las consecuencias. Además de las dolencias físicas comunes producto de ello, la piel también adquiere un aspecto poco agradable, como si de pronto se volviera más opaca y estuviera en proceso de aceleración del envejecimiento.

Además de dormir las horas suficientes para recuperar energías (entre 7 y 8, aproximadamente, o cuantas sean necesarias), todas sabemos que para revertir esta situación -o por lo menos, no permitir que se vuelva más difícil de controlar-, es necesario llevar a cabo un conjunto de acciones que den relax a nuestro organismo.

Si bien los masajes corporales son una gran alternativa, ¿qué hay de nuestro rostro? ¿Hay manera de relajarlo? Para serle sincera, existen varias alternativas de que nuestra carita no exprese esa fatiga tan dañina. Por eso estuve haciendo la consulta con algunos expertos en la materia y revisando en la web algunos tips que, no obstante lo sencillos que son de llevarse a cabo, cumplen a cabalidad su rol relajante. Tomen nota:

  • Hay que iniciar la relajación de los músculos faciales dando pequeños golpecitos con nuestras manos por todo el rostro, a fin de activar la circulación sanguínea.
  • Luego debemos continuar dándonos pequeños pellizcos por toda la cara y continuar con un movimiento de relajación circular que vaya desde la barbilla hasta la frente, incluyendo las sienes y la base del cuello.
  • Ya que la frente es una de las zonas que más se arruga producto de la tensión, hay que colocar las yemas de dos dedos de forma perpendicular y desplazarlos desde el centro hacia afuera de la misma. La presión debe ser moderada para no sentir dolor, lo cual tendría un efecto contraproducente.
  • En pos de evitar las famosas “patas de gallo“, hay que dibujar con el dedo medio pequeños círculos de arriba a abajo desde el final de los ojos hasta llegar a la raíz del cabello.
  • Cuando los ojos están hinchados producto de una mala noche o de haber llorado, resulta muy conveniente aplicar sobre esa parte de la cara unos algodones sumergidos en líquido helado de manzanilla y dejar reposar entre 5 a 10 minutos. Por supuesto, tomar el agua sobrante tibia nos ayudará a domir relajaditas y contribuir a que nuestra piel no luzca opaca a la mañana siguiente.
  • No nos olvidemos de utilizar las cremas hidratantes con una textura adecuada para nuestro tipo de piel (consultando previamente a un estilista) para mantenerla siempre y suave y de utilizar agua fría para lavar nuestro rostro.

Fuentes: Mujer Top, Innatia.

Imágenes: La Casona del Alma, Ensana.

Etiquetas : , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados