Que tipos de grasas debemos consumir

Es por todos conocido que nuestro organismo necesita de alimentos energéticos como son las grasas, las cuales ayudan en la absorción de las vitaminas A, D, E y K. Sin embargo, debemos tener sumo cuidado a la hora de consumirlos ya que no todas nos aportan beneficios siendo necesario conocer cuantos tipos de grasa existen y como influyen en nuestra salud.

Existen tres tipos de grasas: saturadas, monoinsaturadas y poliinsaturadas. Las grasas saturadas están presentes en los alimentos de origen animal: carne, cremas, leche entera, quesos grasos y manteca, las monoinsaturadas se encuentran en las nueces, almendras, aceite de canola, aceite de oliva y en la palta y las poliinsaturadas en los pescados azules como el atún y sardina, en los aceites de girasol, maiz y soya y en algunas semillas como la linaza y el sacha inchi.

Son los dos últimos tipos de grasa los que aportan mayores beneficos a nuestra salud ayudando a reducir el colesterol, por ello debemos consumirlos diariamente ya que contienen los ácidos grasos esenciales e indispensables para nuestro organismo. También en las grasas poliinsaturadas están presentes el Omega 3 y Omega 6, los cuales son esenciales para el perfecto funcionamiento de nuestro sistema cardiovascular y cerebro, los Omega 3 se encuentran en el atún, sardina, anchoveta, caballa, en las semillas de linaza y sacha inchi y en los aceites de canola y soya, mientras que en los aceites de girasol y  maiz está presente el Omega 6.

Algunos años atrás, para elaborar sus productos la industria de alimentos utilizaba para su fabricación grasas saturadas como manteca, grasa de  cerdo o de vaca. Posteriormente las investigaciones determinaron que si se consumen excesivamente afectan la salud y se empezaron a utilizar diversos tipos de aceites como el de palma o coco, soya, girasol y oliva y además las grasas hidrogenadas o trans.

El consumo de estas grasas trans es la que nos lleva a aumentar los niveles del colesterol malo y disminuyen el colesterol bueno y por consiguiente aumentan el riesgo de padecer enfermedades cardiacas. Es por ello que al momento de consumir nuestros alimentos debemos preferir la leche y sus derivados descremados, las carnes magras y pollo sin piel.

Fuente: Revista Sentirse Bien No. 33

Imagen: Sanitas

Tags Blogalaxia: Belleza, Salud, Nutrición, Alimentación, Grasas, Colesterol.

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados